‘El ‘femicidio’, una problemática preocupante que no aparece en la agenda del matrimonio K

Un relevamiento realizado por Amnistía Internacional en su Informe 2008 que revela que en la Argentina se registra 1 femicidio cada 2,5 días, lo pensará dos veces. Es que la violencia doméstica llega hoy a niveles impensados. Con sólo imaginar que miles de mujeres se encuentran hoy a merced del buen humor de su marido, el ‘amarse y respetarse para toda la vida’ parece perder sentido en la Argentina del 2008.

Para que el desamparo resulte redondo, además resulta emblemático que, la primera Presidenta mujer de la Argentina -o mejor dicho el primer matrimonio-sociedad presidencial que gobierno este país- no repare en la problemática del momento que preocupa seriamente a los organismos internacionales: el asesinato de mujeres en manos de sus parejas. En Argentina -según un relevamiento hecho por Amnistía Internacional en su Informe 2008 (de enero a marzo)- se registra 1 femicidio cada 2,5 días. No obstante, no existe al menos una política pública integral que prevenga y, sobre todo, que contenga a las mujeres víctimas de violencia de género.

En España la violencia contra la mujer es un asunto de Estado. En lo que va de este año (hasta el 20 de mayo), han muerto en ese país 33 mujeres por “violencia machista”.

La cifra nacional parece increíble y en cierta forma no es certera. La realidad es otra, aunque desconocida, ya que no hay registros oficiales sobre la cantidad de crímenes contra mujeres que hay en la Argentina. La cifra de Amnistía Internacional está basada en un relevamiento que se realizó de las muertes en manos de sus parejas publicadas en diarios escritos y on line del país.

“Sólo con esos datos sabemos que una mujer muere cada 2,5 días a mano de su pareja o su ex pareja. Pero, por ejemplo, una mujer que está dos meses en un hospital y muere a causa de los golpes no sale en los diarios. Tampoco las que se suicidan porque están hartas de los malos tratos. Se registran como un suicidio y no se indaga en las causas”, comentó el director ejecutivo de Amnistía Internacional Argentina, Rafael Barca.

Otros de los datos relevados indican que: hay 1,5 casos de violencia contra la mujer (doméstica, en el ámbito laboral, en la calle) al día; 1 caso de violencia física (agresiones o muertes) cada 1,5 días; 1 de violencia sexual (agresiones o muertes) cada 1,3 días; 1 caso de violencia doméstica (en el ámbito de la familia) cada 1,8 días.

El año pasado -también según casos relevados por medios- fueron 89 las mujeres que murieron en manos de sus parejas. Mientras que, en los primeros 66 días de este año, fueron asesinadas 33 por esta causa.

“La violencia contra la mujer es una violación recurrente de los derechos humanos que se repite día a día en la Argentina sin que el Estado actúe aún de manera urgente. Se precisa un plan a nivel estatal que contenga medidas concretas y efectivas para erradicarla”, reclama el informe de esta organización. El 25 de noviembre pasado, Amnistía propuso al Gobierno un “Plan de Acción de 14 puntos contra la Violencia Doméstica”.

“Pero no hemos recibido respuestas a nuestras comunicaciones por parte del gobierno. En los últimos 10 años ha habido avances en esta lucha. Pero se necesita subir el problema de categoría, es necesario convertirlo en un problema de Estado. Hace falta un plan integral de lucha. Pero para que esto sirva, es imprescindible crear a la vez un plan de lucha por la igualdad de derechos”, agregó Barca.

No hace mucho tiempo que los estados están considerando la violencia de género como un grave problema para el desarrollo de los países. La incidencia económica que tiene esta problemática en las sociedades es comprobable.

“La violencia contra las mujeres empobrece a la sociedad desde el punto de vista económico, político y cultural, al limitar el papel activo que pueden desempeñar las mujeres en el desarrollo de su comunidad”, sostiene el informe que Amnistía Internacional publicó pare el 25 de noviembre, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Y agrega que, “de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en 1996, la violencia contra las mujeres le costó en promedio a los países el dos por ciento de su Producto Bruto Interno (PBI), equivalente a días no trabajados, gastos de hospitalización, servicios de emergencia y albergues, entre otros”.

Además, señala las falencias de la Justicia en el tratamiento de los casos. “Con frecuencia, los sistemas de justicia penal las consideran a ellas responsables, afirmando que fue ‘incitada’ o ‘instigada’ por la propia conducta de la mujer”.

A estas falencias del sistema se suman otras. El informe destaca que en el país no hay espacios suficientes para atender a las mujeres maltratadas, que el Estado no está brindando de manera correcta la asistencia jurídica gratuita ni está creando conciencia del acceso a la Justicia como un derecho.

DEJA UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre