El períodico Urgente24.tv cita una entrevista que nos hicieron en otro medio.

No tenga ansiedad, ni miedos, tenga orgasmos

No tenga ansiedad, ni miedos, tenga orgasmos

Un gran desafío para los hombres es detectar cuando una gran mentirosa está simulando o no un orgasmo. Hay varios indicios físicos que pueden dar cuenta de esta farsa, que comenzaron a investigar varios científicos llegando a un descubrimiento asombroso.

Se ha hablado mucho de los orgasmos. Las formas de estimular a una mujer para que alcance la meta son miles y todos se interesan en darle el mayor placer a su pareja. Pero, ¿cómo saber si te está mintiendo? ¿Cómo saber si realmente llegó a alcanzar esa deseada meta? ¿Se puede detectar que una mujer está fingiendo un orgasmo?

Hemos hablado de estos aspectos físicos también. El doctor Enrique De Rosa, psiquiatra y sexólogo, habló de que existen “muchos tipos de mujeres y muchos tipos de simulaciones”.

Concretamente lo que produce un orgasmo es la contracción de la vagina”, explica el especialista. “Por este motivo el hombre, teóricamente, debería poder darse cuenta con sólo sentir estas contracciones”, pero la práctica no siempre es lo mismo que la teoría y darse cuenta “realmente de esto” es un poco más complicado que decirlo.

“Hay mujeres que son muy capaces de simular casi perfectamente el orgasmo”, comenta De Rosa. Pero hay algo que muchas no tienen en cuenta, “ellas creen simularlo, pero en realidad se están excitando. En la actuación representan un fuerte orgasmo y de esta forma –algunas-, se excitan mucho”.

Existen muchas mujeres, algunas completamente aptas a mentir y hacerte pensar que estás haciéndola gozar como nunca otra persona nunca lo hizo y las que, lamentablemente para ellas, no logran mentirle a nadie.

“Una mujer que no sepa fingirlo se le hará muy obvio y difícil lograrlo. Porque sus movimientos físicos serán completamente raros” y evidentes para el hombre.

También existen otros factores que demostrarán la gran mentira: una descarga de energía que hace que tenga mayor actividad (no como el hombre que tiende a quedarse dormido), mayor sudoración, crecimiento/decrecimiento en la temperatura del cuerpo, cambios en la tensión muscular.

DEJA UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre